LADRAN… POR ALGO SERÁ

Suscríbete a mi canal

Loading

Últimas Publicaciones

Pensaba yo, quizá ingenuamente, que después de los episodios de las vacas “violadas” y las gallinas a las que se les “robaban” los huevos, pocos capítulos quedaban por asomarse a la ventana de lo histriónico en este país. Pero hete aquí que leo en los digitales de esta semana que en la ciudad de Liria se había programado un concierto para perros: Fantasía Canina, lo intitulaban. Digo había porque parece que el alcalde ha decidido suspenderlo, pero no por la crítica, siempre ácida y malintencionada, de la Oposición; no, no. Dice el primer edil que es por el Coronavirus. La verdad es que en la España de la Pandemia, sus trágicas consecuencias han servido para sostener lo uno y su contrario, según la conveniencia del momento.

Hay que decir que Lliria fue declarada por la UNESCO Ciudad Creativa de la Música en 2019, lo cual digo yo que algo habrá tenido que ver en su afán de aportar a la historia de la música un capítulo tan…particular.

A los chuchos se les iba a permitir llevar a sus dueños al concierto, lo cual es todo un detalle. Por cierto, que yo creo que deberíamos empezar a plantearnos proscribir lo de “dueño”, ya que en la república que viene (que ya está aquí, bueno, casi), lo de dueño suena como a letra de bolero rancio; sería más adecuado coparejo o cogerente; quizá cogobernante sea excesivo.

La Oposición, como digo, carga contra el gasto; ya ves tú: 7500 euros que al final no van a ninguna parte, unas cañas. ¿Qué eso comparado con la felicidad de los canes al escuchar a…? bueno lo que sea que escuchen los perros, que no lo tengo muy claro.

Tiene mucha razón el concejal de cultura cuando acusa a los detractores del concierto de criticar sin saber ni siquiera lo que se va a tocar. Claro que…si no podemos oírlo ¿cómo vamos a saber lo que están tocando?, ¿o si tocan bien?

La cosa es que, según me cuentan, en Liria los mejores amigos del hombre (¡Ahí va!, perdón, se me ha escapado…es el corrector) llevan varias madrugadas ladrando a horas intempestivas como medida de fuerza para que se reprograme el concierto. Y digo yo que si ladran…por algo será.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Loading