Fútbol y Derechos Humanos

Suscríbete a mi canal

Loading

Últimas Publicaciones

Según parece, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha decidido que no autorizará la colocación de pantallas en la vía pública para ver los partidos del Mundial, porque Catar (mira que me cuesta esa c) es un país donde no se respetan los Derechos Humanos.

¡Bravo! Muy bien, alcaldesa. Pero yo creo que, en esa lucha por la protección permanente del ciudadano, que te caracteriza; en esa vigilancia, nunca suficientemente reconocida ni recompensada, para que no se salga del «buen camino», aún se pueden hacer más cosas, que, humildemente, pasó a proponerte. (El tuteo no es falta de respeto, sino condición relacional de ideología).

Propongo, pues:

  • Que la Guardia Urbana patrulle la ciudad para detectar los bares que puedan ser sospechosos de sintonizar la emisión de los partidos, para multarlos y clausurarlos. Algunos son fáciles de identificar porque suelen poner pasodobles, cumbias y los más radicales: sevillanas. Otros intentarán trucos como poner el cartel de tancat. Pero será inevitable que, arrastrados por su malsana pasión, los clientes, aúllen como fieras cuando la Selección marque un gol.
  • Deberán, igualmente, vigilar a los viandantes que vayan con el móvil por la calle «conectados». Serán fáciles de identificar, porque no podrán reprimir una expresión de júbilo extemporáneo —gritos incluso— pudiendo llegar las lágrimas brotar espontáneamente de su ojos.
  • Que se faculte a los presidentes de comunidad, o jefes de portal, (siempre que acrediten limpieza de sangre de, al menos, dos generaciones) para que desconecten la antena colectiva del edificio durante la emisión de los partidos. En el caso de que no se pueda contar con el presidente de la comunidad, por baja, incapacidad u otro motivo, se podrá hablar con el vicepresidente, bien entendido que queda igualmente sujeto al cumplimiento de las condiciones anteriormente mencionadas. Si ninguno reúne las condiciones, se le encargará al vecino que esté en posesión del carné más antiguo de ERC, o EN COMÚ PODEM (JUNTS, no). (Ojo con imprimir carnés falsos  que nos vuelven a juzgar por prevaricación).
  • Que en los gimnasios sea obligatorio programar las pantallas de las máquinas de hacer deporte para que sólo pueda verse,  durante esos días, TV3. Y en los vestuarios, como no se pueden poner cámaras, que personal de limpieza cooptado, vigile la formación de grupos alrededor de un móvil. (Téngase en cuenta que en los vestuarios masculinos, a veces, esos grupos se producen de forma espontánea para ver vídeos porno; y no estamos hoy a eso).
  • Que los Mossos d´Esquadra establezcan controles aleatorios en las principales carreteras, para detectar a los que lleven sintonizado un partido del Mundial en la radio del coche. Y aprovechó para hacer un inciso. Alcaldesa, ¿tú no crees que lo de «escuadra» suena un poco falangista? Yo  creo que eso ya no encaja en la Ley de la Memoria Democrática. Podías hablar con el President y proponerle algo como: «Mossos y Mossas Omnímodos Servidores y Operadores Sacrificados» MYMOSOS ¿Que queda largo?, bueno, ahí está «LGTBIQ+», y ni dios dice nada. Claro que Dios es tan bueno,  y está tan escarmentado, que ya no se mete en ningún lio.
  • Por último, y más importante, habrá de crearse un «Buzón Ciudadano» para que, anónimamente, se pueda denunciar a aquellos que vulneren, o se sospeche que tengan la intención y el propósito de vulnerar, estas ordenanzas municipales.

Para la implementación de todas estas medidas, habrá de crearse un grupo especial de «voluntarios» (esto que quede muy claro: es un servicio, no remunerado, a la comunidad), cuya selección se establecerá sobre la base de los criterios empleados para los jefes de portal, que sigan en directo los partidos para informar de cuando la Selección marca un gol. Posteriormente, una vez finalizado el Mundial, deberán contar con la ayuda de psicólogos especializados que les eviten la posterior aparición de traumas.

Señora Alcaldesa, (nótese el cambio a una relación más institucional) la protección de los Derechos Humanos es muy loable, nadie la discute. Que Catar tiene graves deficiencias a la hora de cumplirlos, tampoco. Pero no es menos importante que, usted, alcaldesa de TODOS los barceloneses, permita que aquellos de sus conciudadanos que libremente quieran hacerlo, puedan disfrutar de ver jugar a la Selección Nacional de Fútbol de su país, en las calles de su, a pesar de todo, maravillosa ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Loading